CompeticiónFórmula1

Red Bull se resigna ante lo inevitable

La F1 y la FIA emitieron un comunicado en la mañana del viernes en Australia confirmando la suspensión del Gran Premio de Australia a celebrarse en Melbourne

El jefe del equipo de F1 Red Bull, Christian Horner declaró que ante la cancelación del GP de Australia, es inevitable que se sigan acumulando los retrasos para arrancar en la temporada 2020.

Estas declaraciones de Horner se efectuaron luego de hacerse público el comunicado de la FIA y F1 sobre la cancelación del GP de Australia.

Anteriormente se tenía previsto que si algún equipo debía retirarse de alguna carrera por la emergencia de la pandemia de coronavirus, no se realizaría la justa.

(Motorsport)

La situación que generó este alerta de suspensión del GP de Australia fue la noticia de que un miembro del equipo de McLaren diera positivo en las pruebas de coronavirus.

Estas decisiones fueron tomadas luego de una larga deliberación entre todos los involucrados, donde tres de los equipos declararon su voluntad de realizar el evento, pero prevaleció el espíritu de la justicia, si un equipo no corre no se realiza la carrera.

(Motorsport)

Una vez tomadas las decisiones sobre el GP de Australia, se pasó al tema del Gran Premio de Bahréin pautado para efectuarse el próximo fin de semana.

En torno a las posibilidades de retomar la marcha de la temporada 2020 el jefe de Red Bull opino sobre la inevitabilidad de que esta carrera de Bahréin se efectuase.

(Motorsport)

La incertidumbre sobre el inicio de temporada está presente en todas las conversaciones y reuniones de equipo, algunos de los más grandes ya asomaron que no se presentarán en Bahréin.

El calendario deja en claro que los dos GP que sigue, en Vietnam y Holanda también podrían tener las mismas dificultades.

Por ahora lo que se teme es la cancelación parcial de la temporada 2020.

Botón volver arriba