AutónomosCochesPrototipos

Porsche y Kopernikus en alianza de autonomía

Antes de que los vehículos circulen de forma totalmente autónoma, tanto las instalaciones como el entorno próximo se deben convertir en una representación artificial, que servirá de entrenamiento a una red neuronal artificial

Entre los programas de inteligencia artificial (IA) para la conducción autónoma de coches que actualmente se diseñan destaca el que elabora la alianza Porsche y Kopernikus Automotive.

El taller de Luisburgo de la firma alemana es la sede de este ambicioso proyecto que ya empieza a dar sus primeros frutos.

Uno de los elementos más importantes para lograr el avance de la tecnología de inteligencia artificial para la conducción autónoma es el uso de sensores cámaras.

(Motor 16)

Los sensores de cámara se utilizan para mapear el entorno en el cual debería moverse el coche en situaciones diarias de conducción.

El mapa que debe ir creando el equipo de cámaras con sensores deberá crear una red parecida a la neuronal, que permitirá a los coches del futuro tener una información artificial de la realidad aprendida por el uso de datos y contenida en los sistemas de inteligencia artificial.

Alexander Haas como responsable de dicho proyecto ha declarado que para alimentar la inteligencia artificial se debe trabajar en entornos abiertos que permitan al sistema conocer los problemas reales a cuales se enfrentarán los coches conducidos de manera autónoma por ello los sensores externos son los dispositivos más importantes de este proyecto.

(Cochehoy)

Hasta los momentos los coches del proyecto han logrado una conducción autónoma desde sus estacionamientos hasta los elevadores y viceversa.

Los avances de estos prototipos permiten a la industria automotriz que los coches se ubiquen por si mismos en los talleres y que puedan ser movidos por los técnicos con una tablet.

Los logros de este proyecto pasarán del laboratorio a las líneas de ensamblaje de coches en serie.

(Amaxofilia)
Botón volver arriba