Coches

¿Por qué no utilizamos la pólvora para hacer que los coches vayan más rápido?

Esta es, probablemente, una duda que muchos hemos tenido alguna vez en nuestra vida y que en cierto modo no es tan descabellada. El mundo del entretenimiento nos ha permitido conocer de armas y su funcionamiento, mucho más que generaciones anteriores. Por lo que sabemos que estas expulsan los proyectiles con una gran fuerza y velocidad gracias a la pólvora.

Polvora
Imagen: concepto.de

Existe la premisa científica que dicta que “la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma”. Por lo que es lógico llegar a pensar que podemos utilizar o transformar la energía expulsada por la pólvora al quemarse para impulsar un coche.

Desde la invención del motor de combustión interna, la energía utilizada para poner en marcha este instrumento mecánico ha sido hasta nuestros días la gasolina, producto derivado del petróleo. Sin embargo el avance de la tecnología ha permitido el uso de la energía eléctrica para el mismo fin.

Las desventajas de utilizar este derivado del petróleo son básicamente los efectos contaminantes sobre el planeta y la capa de ozono. A pesar de ello, sigue siendo la opción más viable para poner en marcha un coche.

Energía específica

La energía específica se refiere a que una determinada cantidad de combustible producirá una determinada cantidad de energía. Es decir, que existe una constante. Este factor ha sido determinante para el aprovechamiento de este combustible en el último siglo.

Estudios realizados en esta materia reflejan la diferencia sustancial entre la densidad de energía específica que posee la gasolina y la pólvora: la primera produce una cantidad 46,4 megajulios por kilogramo y la segunda 11,3 megajulios por kilogramo.

Estos datos nos indican que necesitaríamos gran cantidad de pólvora para poder impulsar un coche común y corriente. A diferencia de la gasolina que, con una pequeña cantidad, podemos generar un montón de energía.

Finalmente, E, que viene siendo el peso promedio de un coche.

Botón volver arriba