Eléctricos

Nanoflowcell Quantino, un coche que funciona con agua salada

La tecnología con respecto a los coches ha avanzado tanto hoy día, que podemos apreciar alternativas en el mercado como coches que recargan su batería con luz solar, e incluso coches que traen consigo mayordomos. Pero, recientemente ha salido una opción de coche que funciona con agua salada.

Sí, agua salada. Esta es la apuesta que ha llevado a la realidad Nanoflowcell gracias a su modelo Nanoflowcell Quantino, capaz de producir su propia energía con agua salada.

El coche fue presentado en la gala del Auto Show de Ginebra, Suiza, que propone recargar energía incluso cuando está en uso.

La carga del Nanoflowcell Quantino es rápida, solo bastan unos pocos minutos para reponer su capacidad al máximo.

nanoFlowcell Quantino durante pruebas de manejo (nanoFlowcell)

¿Cómo lo hace?

En lugar de conectar el Nanoflowcell Quantino a un cargador, se deben llenar los dos tanques del coche, que tienen una capacidad de 159 litros cada uno, con dos líquidos iónicos (agua salada). Es decir, un fluido que contiene sales orgánicas e inorgánicas, que a su vez crean una reacción química que produce electricidad.

Ventajas

Usar agua salada tiene sus beneficios. Con cada carga que se le realice al Nanoflowcell Quantino se podrán recorrer más de 1.000 kilómetros.

Vista interna del Nanoflowcell Quantino (Nanoflowcell)

Kilometraje que confirma confiabilidad

El Nanoflowcell Quantino acumula más de 350.000 kilómetros recorridos en pruebas, alrededor de unos 200.000 km en carreteras mientras 150.000 km en un banco de pruebas, lo cual se traduce en 10.000 horas de manejo.

Desde Nanoflowcell han dejado saber lo confiable que resulta:

“A pesar de las más de 10.000 horas de funcionamiento, ni la membrana ni las dos bombas eléctricas mostraron signos de desgaste en absoluto”

Lo cierto es que el Nanoflowcell Quantino es un coche totalmente confiable, por lo que no deberías dudar en adquirir uno.

Botón volver arriba