AutónomosCochesEstilo de vidaPrototipos

La intuición en el desarrollo de la conducción autónoma ¿es posible replicarla?

Aunque los especialistas en IA se mantiene optimistas en la producción de coches muy perceptivos la intucición humana no parece factible de replicar

La fase que están trabajando más a fondo los fabricantes en la novísima industria de los autónomos es la “Seguridad”.

Sin embargo la pregunta que se hacen todos los especialistas gira en torno a las probabilidades de que la IA pueda suplir al ingenio humano.

Un alto ejecutivo de Perceptive Automata, Sam Anthony ha escrito en su bloc acerca de la posibilidad del desarrollo de tecnologías necesarias para el desarrollo del coche autónomo.

¿qué es la intuición? Según Gigerenzer, es la acción del cerebro, no dejando nunca de inferir la realidad, realizando constantes conjeturas sobre todo aquello que perciben nuestros sentidos. (Xataka)

Son muchos los elementos no previsibles que tendrá que enfrentar un coche autónomo para salir a una carretera “analógica”.

Es ya un hecho el desarrollo de tecnologías de reconocimiento de objetos, sin embargo hay características de la mente humana que son muy complejos de desarrollar en máquinas como la intuición.

Ni siquiera los neurocirujanos más reconocidos pueden inferir las potencialidades del cerebro humano en la relación de la intuición en la toma de decisiones y puede producir un resultado muy complejo en milésimas de segundos.

Será necesario crear vías con nuevos parámetros para la convivencia de los coches autónomos y los conductores humanos (altran)

Por lo tanto el elemento que se agrega al software de los coches autónomos es sólo un conjunto de reglas elaboradas por estudios muy rigurosos
Determinar si la IA puede emular la intuición es poco probable.

Algunos teóricos de la tecnología de los coches autónomos como Sam Anthony, creen en el aprendizaje de las máquinas.

Sam Anthony escribe sobre la “Teoría de la Mente”, como la posibilidad humana de comprender y predecir la conducta de otras personas, así como sus conocimientos y deseos; la capacidad de percibir que las otras personas poseen un estado interno igual que el de un mismo y a la vez diferente de él.

Sam Anthony, tiene la plena seguridad de poder desarrollar una IA que pueda determinar la manera de interactuar entre los coches autónomos y los peatones, donde la máquina logre discernisr entre otros conductores, ciclistas, niños, mascotas y todo tipo de obstáculos no predecibles que pueden aparecer en la vía de un conductor humano en una carretera no controlada por la tecnología.

Afirma Anthony que “Una vez entrenados, nuestros modelos de aprendizaje profundo permiten que los coches autónomos comprendan y predigan el comportamiento humano”.

Sin embargo lo seguro, hasta ahora es que el futuro de los coches autónomos se restringe a espacios controlados

Botón volver arriba