CompeticiónFórmula1

Hamilton más que un campeón mundial de F1

El piloto líder de Mercedes habló a la prensa mundial y dijo lo que se tenía que decir, cuestionó que la F1 estuviera celebrando cuando ponía en riesgo de salud a un país entero

Desde que se inició la controversia sobre la movilización de la F1 al GP de Australia en medio de una pandemia que se acentuaba en Europa sólo Lewis Hamiltón levantó la voz de alarma.

Cuando se convocó y más tarde anunció que todo estaba listo para iniciar el GP de Australia, gran parte de los compromisos mundiales del deporte se había clausurado  por la amenaza del coronavirus.

(Noticia Sport)

Italia uno de los mayores exponentes representantes de la industria del automovilismo era el epicentro del coronavirus y parte de sus equipos ya se encontraban en cuarentena, sin embargo poco valió las alarmas para los directivos de la F1 y la FIA.

Sólo una voz se alzó en medio de la noche, la de Lewis Hamilton, campeón mundial y líder de pilotos del máximo deporte del motor la F1.

Hamilton vio la gravedad de la situación , ni directivos, ni políticos, nadie se atrevía a decir la verdad, Australia era presa del virus “importado” y las carreras de F1 estaba priorizadas sobre la seguridad sanitaria de los ciudadanos.

(Elespañol)

El piloto líder de Mercedes habló a la prensa mundial y dijo lo que se tenía que decir, cuestionó que la F1 estuviera celebrando cuando ponía en riesgo de salud a un país entero.

Las multitudes que se mueven alrededor de la F1 y que son su base económica y financiera para la venta de un modo de vida, de marcas y productos fueron ahora su talón de Aquiles,  don dinero pecó de irresponsable y no le importó mover su cepa del virus a la otra mitad del mundo cuando ya la OMC había declarado a Europa centro de la pandemia.

Europa no aprende y de nuevo, después de 500 años, buscando oro moviliza un virus a otro continente. Sin embargo las autoridades australianas tampoco pensaron en la seguridad de sus ciudadanos ante el inminente peligro.

(Elconfidencial)

Sólo un piloto ganó un puesto de honor en Australia y no podía ser otro que el campeón del mundo, que no le importa decir lo que piensa cuando lo piensa sin someter su conciencia y ese es Lewis Hamilton.

Botón volver arriba