CochesComparacionesDeportivosEléctricos

Gasolina, diésel, híbrido… Cómo acertar con la propulsión

El manejo de la información por parte de los usuarios es vital para así complacer sus aspiraciones en la carretera

En décadas pasadas la acción de escoger un coche nuevo era algo muy sencillo de hacer. El hombre solo debía decidirse por aquel que más le gustara o llamara su atención. En la actualidad, la situación ha cambiado drásticamente: los parámetros a tomar en cuenta se han diversificado.

Con el desarrollo y la aplicación de las nuevas tecnologías, el decidir comprar un vehículo nuevo es un proceso un poco más complicado. El horizonte automotor se ha expandido. Hemos pasado de considerar solo dos aspectos en concreto (gasolina y diesel) a contar con los coches híbridos y además, recientemente se suman los eléctricos.

Cabe destacar que existen otros elementos a considerar, también de suma importancia, con los que el usuario debe lidiar: cada vez son más las ciudades del mundo que imponen restricciones a la cantidad de emisiones permitidas por los coches en circulación.

Las medidas tomadas por las administraciones públicas, que buscan disminuir la magnitud de C02 que se arroja a la atmósfera, repercuten naturalmente sobre el mercado y los fabricantes. Por este motivo las empresas automovilísticas en la última década han dado prioridad a la producción de coches con bajas magnitudes de emisiones.

Clásicos: Diesel y Gasolina

¿Qué debemos escoger entre estas dos opciones? La respuesta es relativa, es decir, todo depende de lo que el usuario puede llegar necesitar.

Si el comprador desea estar en posesión de un coche con el cual piense recorrer pocos kilómetros en el transcurso del año, la mejor opción es un motor a gasolina. De igual manera, es el motor ideal para gozar ocasionalmente de un veloz paseo por la carretera. Es el perfecto corre urbano.

A diferencia de la propulsión con gasolina, los motores diesel son ideales para el conductor que alcanza una gran cantidad de kilómetros en el año, por su incomparable y bajo consumo por distancia recorrida. Estas características no excluyen a estos modelos de tener buenas capacidades deportivas.

Otra ventaja del coche a diesel es que al ser comparado con la gasolina, este emite menos monóxido de carbono al planeta.

Imagen: autobild.com

¿Híbrido o eléctrico?

El aspecto que mayormente se destaca y llama la atención de los coches híbridos a los consumidores  es la capacidad de desplazarse y evitar, por cierta cantidad de kilómetros, el consumo de gasolina. Es un coche idóneo para recorrer grandes magnitudes de kilómetros en la ciudad.

La ventaja de este vehículo es su doble funcionalidad o doble propulsión. Esto implica que el conductor no depende de una toma de corriente en las inmediaciones para recargar sus baterías.

Ahora nos encontramos con el coche eléctrico, desarrollado más recientemente. Estos modelos son sumamente eficientes en lo que a consumo de energía se refiere y las potencialidades de su motor.

 Sin embargo, hay un limitante para el eléctrico: su rango de acción se concentra en recorridos a lo interno de las ciudades, y en promedio recorrerán una distancia no mayor de 60 kilómetros diarios.

Botón volver arriba