CochesComparacionesEstilo de vida

Importancia de los amortiguadores de tu vehículo

Sus funciones no deben ser subestimadas, sino cada vez más apreciadas por los usuarios

Un elemento fundamental para el bienestar de un coche, sin duda, son los amortiguadores que evitan un conjunto de averías y accidentes que se podrían generar sin la existencia de estos. Son piezas que forman parte del sistema de suspensión de una variedad de vehículos como los coches, motocicletas y hasta de los aviones.

Los amortiguadores, ubicados entre las ruedas y el chasis del vehículo, se encuentran anclados a través de un eje cromado y dos tubos de acero. Existen dos tipos: los internos, que cumplen la función de compresión, y los externos que contienen aceite.

A continuación, un pistón que se encuentra en el extremo del coche mueve el tubo interno que absorbe el aceite que debe circular por las válvulas del tubo y así lograr soportar la tensión.

Los amortiguadores son una pieza que no debe faltar en la mecánica de un coche, estos proporcionan un control sobre el constante movimiento al que se enfrenta el vehículo durante su recorrido por las vías, al garantizar una mayor adherencia a la misma.

Cabe destacar que son unos excelentes ayudantes al momento de girar en una curva, ya que permiten que se produzca estabilidad y se evitan vaivenes propios del giro al conducir a altas velocidades.

Además de lo anteriormente mencionado, permiten que se reduzca la distancia del frenado. Esta característica de los amortiguadores es sumamente importante ya que previene que ocurran accidentes de tránsito que puedan poner en peligro la integridad física de las personas a bordo.

Imagen que ejemplifica la ubicación exacta de los amortiguadores en el vehículo (autobild)

Mantenimiento

Los amortiguadores deben ser chequeados permanentemente  y realizarles el mantenimiento pertinente. Estos tienden a endurecerse y a pesar de ello, cumplen parte de su función de proporcionar estabilidad, pero se resta comodidad para el conductor.

Sin embargo, tampoco deben encontrarse en un estado blando, ya que esto puede ocasionar que se reduzca el control del coche.

Un punto intermedio entre estos dos estados es ideal para prevenir accidentes. Lo recomendable es encargar el trabajo de mantenimiento de un mecánico experto en esta materia  y así garantizar el perfecto estado de los mismos.

Botón volver arriba